domingo, 22 de enero de 2012

Madurar con los daños, no con los años.

Me presentaron como invencible, me dotaron de orgullo y se olvidaron de enseñarme que eran unas disculpas. Fui más fuerte que el mismísimo Hércules, así que un mortal como tú no va a poder conmigo, al menos hoy. 
Luché como muy pocos lo hicieron, caí y en menos de un segundo volví a estar en la cima. Aprendí que no siempre es como yo quiero, que yo debo decidir mi destino y que siempre se puede cambiar de camino. Me di cuenta de que una sonrisa es muchísimo más fuerte que mil lágrimas y supe salir de cualquier situación. En ocasiones llegaron a pensar que podían jugar conmigo, es más, me uní al juego y al final como era de esperar yo gané la partida.
Ese es el truco, sonreír siempre.

6 comentarios:

  1. Guapíiiisimaaa!!! Buena entrada!! :-)
    En resumen te diría que....NO hay mejor aprecio que el no hacer aprecio ;-)

    ResponderEliminar
  2. Me gusto mucho tu blog!!! Te espero por el mio :)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu blog:)
    gracias por seguirme preciosa, un beso!

    ResponderEliminar
  4. Que increible texto! como dice una frase que amo ''soy una reina guerrera'' hay que resistir :) preciosa! :)

    Te dejo mi espacio para que me des tu opinion–> www.psicodeliah.blogspot.com dejame tu huellita:3 <3

    ResponderEliminar
  5. me gusta mucho la entrada, y la foto tambien
    te espero en mi blog http://unmundoidealmeli.blogspot.com/

    ResponderEliminar